• ¿Maquinaqué?
  • Cronología
  • Posts Tagged ‘Maladjusted’


    2012 - 12.07

    Estaba en un cuarto desvistiéndome, convencida de que el hombre que había acostado en la cama a unos metros era Cavorite. Yo estaba sin gafas ni lentes, así que no veía nada. Cuando me acercaba, me daba cuenta de que no era él sino Maladjusted (¡nooo!). Unas amigas me recomendaban no mencionar nada respecto de este error pero yo decidía contárselo a Cavorite casualmente.


    2011 - 04.23

    Me gustaba hacer ejercicio con un programa radial de un señor inglés que además era ilustrador de libros para niños. Me enteraba de que había muerto y me ponía muy triste. La persona que me daba la noticia tenía un libro autografiado por él. Al parecer yo había conversado con él sin saber quién era. En algún punto antes de enterarme yo regaba letras de bronce “JAJAJA” sobre el andén. No sé a quién quería mostrarle esa risa.

    Entraba a un recinto y había una cena con Maladjusted y un amigo suyo gordísimo. Maladjusted me contaba que había ganado no sé cuántos kilos gracias a no sé qué tipo de comida. No se veía muy diferente de lo habitual. El amigo gordísimo quería darme besos, creo que yo le daba uno pero luego ya no más y él se ponía furioso. Yo empezaba a despegar y doblar billeteras que venían unidas como tiquetes viejos de atracciones mecánicas.


    2011 - 03.17

    Maladjusted quería que yo fuera su novia. Me daba una cantidad enorme de regalos, entre ellos unos vestidos muy raros y muy bonitos. Yo me ponía uno que parecía un chador no tan holgado con canutillos y aberturas en los hombros y el escote. También me daba una tarjeta, pero yo la leía apenas por encima. Sin que yo le diera una respuesta aún, él sacaba unos cómics y me ponía como requisito leerlos. Creo que para ser novia de él había que saber mucho de cómics.


    2009 - 10.08

    Sala de la casa de mi abuela (ahora de mi tía). Maladjusted y yo. Besos. Mi abuela nos pillaba. Sorprendentemente, nadie ponía problema.


    2008 - 12.09

    Anoche soñé que una horda de otakus jugando a ser zombies atacaba el sitio donde me hallaba y Maladjusted aparecía a protegerme con un amuleto de inmunidad. Mientras él peleaba con los zombies, yo salía a la calle y resultaba estar en el centro de Bogotá frente a la tienda de cómics donde trabaja Himura. De la nada aparecía un amigo que resultaba tener intenciones románticas conmigo y yo le decía que tuviera cuidado porque mi ex andaba por ahí (a través de la vidriera se veía él con gesto amenazador o sólo la mala cara que suele poner en la calle). Acto seguido salía yo a correr, como si el ex hubiera salido a perseguirme, pero mientras corría (mucho más despacio de lo que quería) empezaba a sonar de fondo “Sólo importas tú” de Franco De Vita y una voz me decía que sonaba porque yo era una egoísta y este sueño se trataba de mí y sólo de mí.