• ¿Maquinaqué?
  • Cronología
  • Archive for the ‘Europa’ Category


    2011 - 09.08

    Estaba con mis papás en una tienda noruega de juguetes usados. Tenía ganas de comprar un juego de madera de Súper Ratón, aunque el Súper Ratón estaba bastante mal dibujado. Me provocaba cierta nostalgia. Sin embargo, no encontraba el precio. Podía escuchar a los dependientes hablando noruego y no les entendía nada, obviamente. Cerca de la caja vendían aretes en forma de cara de flamingo con letreros como “voice artist”. De pronto resultaban ser gomitas con partes crocantes. Me desperté con la sensación de haberlas masticado.


    2011 - 06.29

    Entrevistaba a Paulina, la cantante del curso, para el trabajo. De repente me encontraba en el Museo del Prado con mi mamá. No teníamos tiempo para verlo todo.


    2011 - 04.29

    Estaba de vacaciones en un hotel con mis papás y mi hermana. Compartía el cuarto con mi hermana. Era grande y con muchos camarotes pero solo lo estábamos ocupando las dos. Llegaban Himura y Graphic Darkness de novios haciendo mucho alboroto. Ella y yo no nos saludábamos.

    De repente estaba dentro de una película que era parte de una serie de Lemony Snicket. Había un niño inglés que quería probarse algo a sí mismo trepándose a uno de esos arcos de parque que son solo escaleras, pero al llegar a la cima este se despegaba del piso y el niño iba a dar al suelo.


    2011 - 04.27

    Estaba en Londres asistiendo a un matrimonio celebrado en la Abadía de Westminster. Tenía un vestido strapless de falda grande e inflada. Unas invitadas y yo nos metíamos a una piscina. Yo trataba de que no se me mojara la falda, pero era inútil. Un viejito con el pelo pintado de negro me perseguía y piropeaba. Yo quería tomar fotos del lugar pero no había traído la cámara por miedo a que me la robaran. Entraba a un edificio (¿la abadía?) muy antiguo con murales medievales. En él estaban proyectando una película filmada con una cámara que se usaba también en el telescopio Hubble. El viejito reaparecía y seguía cortejándome. La pantalla de la sala de cine era muy extraña, se hundía en la pared y yo no podía ver la película. Quería ver una exposición en otra sala donde mostraban imágenes capturadas por el Hubble. Por un momento sopesaba la idea de aceptar las propuestas amorosas del viejito, pero al fin nah.


    2010 - 12.29

    Estaba en casa de una persona de Internet que no sigo. Tenía muchos relojes en su pared. Dos de ellos, dispuestos uno al lado del otro, mostraban la hora de Berlín y la hora de Bogotá.

    Estaba en clase de educación física en el colegio. La profesora quería ponernos a hacer muchísimo ejercicio todos los días, “until you melt like butter”. Yo pensaba que podría empezar a correr diez minutos cada día para que las pruebas no me fueran a dar tan duro. En todo caso la profesora odiaba a las demás pero conmigo era buena persona. Yo decía que siempre había tenido suerte con los profesores de educación física gracias al asma.


    2010 - 11.30

    Iba a comer en un restaurante con el amigo peruano de Azuma en Tokio. Él esperaba que yo lo guiara por ahí pero yo estaba mal de un pie y estábamos en un barrio donde no había nada, así que me rehusaba a seguir caminando. Él se ponía de mal genio y yo me ponía peor. Claro, si a él no le importaba ni que ese fuera un barrio oscuro con todo cerrado ni que yo anduviera cojeando aguantándome el dolor.

    Estaba en un apartamento de paredes de mármol beige. Estaba casada con mi vecino. Éramos de esas parejas que hablan en el baño mientras uno se baña y otro está en la taza. Lo miraba de abajo a arriba. Tenía panza. Pensaba que a todos los hombres tarde o temprano les salía panza. Nos enterábamos de que iba a haber una catástrofe a la altura de Holanda (o eso adivino del mapa que veía en el sueño), así que nos preparábamos para huir a España. De repente ya no estaba con él sino con mi mamá y mi hermana, y ya no íbamos a huir sino que nos íbamos de paseo. Mis gafas aparecían rotas. Mi mamá me preguntaba si no podría aguantarme el paseo sin gafas, viendo los edificios un poco borrosos. “No alcanzo a ver siquiera los edificios”, le respondía. Recordábamos el episodio en que a mi papá le había tocado andar por Buenos Aires sin lentes. Caía en cuenta de que tenía los lentes de contacto para reemplazar las gafas aunque con ellos no vería bien por un ojo.


    2010 - 11.29
    1. Hablaba con mi abuelo materno. Le tocaba la cara y las manos para no olvidar la textura de su piel.
    2. Me enteraba de que Yin se ganaba una beca para estudiar en Alemania. Me alegraba mucho.


    2010 - 11.28

    Trabajaba en un edificio inmenso en Londres. La ruta del tren que tomaba para ir a trabajar tenía una caída como de montaña rusa justo antes de llegar a mi estación. Era tan divertido que sospechaba que esto era un sueño. Me costaba mucho trabajo tomar un ascensor desde el primer piso, ya que las puertas se abrían y cerraban muy rápidamente y no alcanzaba a entrar. Por fin lograba abordar uno junto a dos compañeros que al parecer tenían un romance. Yo esperaba que aprovecharan el tiempo en el ascensor para darse besos o algo pero no hacían nada. Yo miraba a la mujer de esta pareja y me daba cuenta de que no podría asegurar si era mujer cisgénero. A veces el ascensor iba muy rápido y daba vértigo. Mi trabajo no era muy bueno; de hecho yo consideraba que el ambiente era bastante sexista y me quejaba con otros dos compañeros, que eran los geeks de Freaks and Geeks.

    De repente estaba con mi familia frente a la puerta principal de este mismo edificio, listos para hacer un recorrido turístico de las instalaciones. A la entrada había un mapamundi gigante de espuma. Alrededor había muchos turistas sentados. Al parecer era muy difícil conseguir permiso para entrar, pero mi mamá lo lograba. Con mi papá debatíamos entre esperar a nuestro guía afuera junto al mapamundi o adentro en el lobby de los ascensores.


    2010 - 10.26

    Estábamos mi hermana y yo en un supermercado donde vendían una especie de ahuyama gigante llamada “gen” (ゲン). Yo me preguntaba qué significaría “gen”, si “gan” es cáncer.

    Existía un tren especial cuya velocidad provenía de un avión F-14 (que más parecía un X-Wing) conectado a uno de los vagones. Mi hermana y yo nos montábamos en el avión y el piloto nos explicaba cosas mientras nos llevaba. De pronto estábamos recorriendo Ginebra en el avión. El piloto nos explicaba que ahí quedaba un museo de un inventor importante. Era un lugar muy colorido. Yo tenía puesto un collar azul que imitaba las letras del nombre del inventor que estaban grabadas en una torre de agua del museo. A mi hermana le parecía espectacular. A la entrada del museo había un problema con el precio de la boleta. Me hablaban en francés pero a mí solo me salía el japonés. Mi hermana hablaba alemán fluido aunque con pronunciación chistosa.

    En el museo nos encontrábamos a una antigua compañera de Los Andes que me detesta. Nos saludábamos y teníamos una conversación bastante aburrida con sonrisas forzadas, pero finalmente a mí me daba por hacer algún chiste mordaz y ella se ofendía. Mi hermana me decía que yo me había burlado demasiado y ahora ser amable no resolvería nada. Así pues, volvíamos a ignorarnos mutuamente como de costumbre.

    Llegábamos a otra sección del museo. Aparecía Cavorite. Estaba contento de verme, me daba besos y me llevaba de la mano. De pronto estaban ahí mi tío Ju. y mi prima y nos recogían en su carro. Yo todavía quería seguir recorriendo el museo.


    2010 - 09.12

    Entraba a un cine cuyas sillas eran como muebles de sala. Yo estaba guardándole el puesto a alguien, creo que a mi hermana, pero ella se demoraba en llegar. Iban a dar una película con escenas en Ginebra. Era algo de stop motion. Me emocionaba pensar que vería paisajes familiares.

    De pronto estaba en una especie de feria artesanal en Tokio. Se me aparecía una especie de galán japonés que yo no sé de dónde conocía. Me coqueteaba. Me extrañaba que alguien quisiera tener algo conmigo, y menos ese señor tan elegante y rumbero. Evadía sus avances. Mientras hablábamos pasábamos por una tienda de muñequitos de ninjas. Me acordaba de j. y me disponía a comprarle un juguete.

    De repente estaba en la misma feria pero al aire libre. Hacía sol. La grama estaba llena de ranas y serpientes. Yo intentaba evadirlas pero sin querer pisaba la cabeza de una serpiente. Me dolía el pie como cuando uno lleva zapatos de suela delgada y pisa una piedra. Era impresionante ver la serpiente verde biche alterarse por mi mal paso y atacar a un vigilante.