2013-07-27 (La palabra correcta)

Estoy empezando a cansarme de mis compañeras del curso, y eso que apenas llevamos una semana. Estoy harta de que anden haciéndome comentarios sobre mi desempeño en clase y sobre cómo tal vez yo no debería estar aquí porque supuestamente ya estoy por encima del bien y del mal.

Ayer hubo una fiesta en casa de una de las estudiantes del grupo de japonés y la Trasladadora me preguntó cómo me parecía el curso hasta ahora. Debo haber respondido alguna bobada tipo “hm, bien” (venía enojada por la lentitud del bus que me había traído), pero ella insistió.

—¿Pero bien cómo? ¿Diez, dos, uno, cero? ¿Menos cero? Es que como ya te lo sabes todo.

No pude evitar hacer mala cara por esa burrada de “menos cero”.

En otra rueda de conversación en la reunión (otra vez con las del grupo de español) mencioné que me identifico un poco con Dory el pez por mi mala memoria a corto plazo. “Es que tienes la cabeza llena de sinónimos”, replicó otra compañera. Algún optimista me dirá que debería sentirme halagada, y fuera de todo contexto sí me parece una de las cosas más bonitas que me hayan dicho, pero esa insistencia en trazar una línea entre Olavia y el resto es aburridora.

Entonces viene el más reciente episodio.

Hoy tuve que ir a la tienda Apple por culpa de un cargador defectuoso —aunque los cargadores de Apple son, por definición, defectuosos— y me encontré a la de los sinónimos, quien trabaja ahí.

Se burló de la cantidad de arena que cargaba encima. Expliqué (porque soy muy mala para las respuestas mordaces) que antes de venir a la tienda me había metido al mar y había encontrado mi bolsa y toalla parcialmente enterradas al volver. Usé la palabra “sea” para referirme al mar. “Oh, no, nosotros nunca decimos ‘sea’ sino ‘ocean’“, corrigió. Pensé que era una cuestión hawaiiana; al fin y al cabo, técnicamente nosotros sí estamos en medio del océano. “Lo siento, es que soy de las montañas”, repuse en broma.

—Bueno, por fin no tienes la palabra correcta—, comentó ella entonces, y se alejó.

4 Responses to “2013-07-27 (La palabra correcta)”


  • Que se fodam! (pero qué pereza tener que pasar el día con esa humanidad). La trasladadora definitivamente es un caso perdido.

    Tener muchos sinónimos es lindo.

    Ayer estuve en una conferencia con Daniel Baremboim y había intérpretes simultáneas y yo pensé, -ja! es esto lo que estudia Olavia Kite! e intenté -mentalmente- hacer el oficio. Qué vaina más difícil! cómo se habla y se escucha al mismo tiempo?

  • Ay no, ay no, ay no!!!
    Poooooooonganmela al frente que yo la agarro a sinonimazos!

    Pobrecita, eso de tener una sola palabra para cada cosa no es chevere. Como se supone que uno va a tener conversaciones chocolocas con amigos igual o mas intelig— ah no, ella seguramente no tiene eso.
    Pobrecita.

    “May the force be with you”, pero no mucha porque la ahorcas!!

    ;)

  • Preferible tenerla llena de sinónimos a tenerla llena de complejos y prejuicios.

  • Ayyyy pobrecita. Lo que tiene es un trauma de que nunca ha logrado destacar en nada… Yo me aprovecharía y la haría sentir peor, peor y cada vez peor. Eso haría yo, que soy un alma mala y vengativa (neh, seguro me daría pereza y mi odio se convertiría en lástima tipo “la pobre idiota no tiene quien la quiera”).

Leave a Reply