• ¿Maquinaqué?
  • Cronología
  • Posts Tagged ‘viajes’


    2015 - 03.09

    Volvía a Honolulu. En una máquina frente a un zoológico me compraba un pase de 7 días para el bus y luego caía en cuenta de que solo iba a pasar 3 días en Hawaii y el resto en San Francisco. Pensaba que se lo regalaría a alguien luego. Después iba a un restaurante típico hawaiano y me demoraba eligiendo mi plato.

    No tengo muy claro lo que soñé antes de eso, pero sé que me encontraba con Manuele Fior.


    2015 - 03.02

    Arisu me llamaba. Yo me emocionaba mucho pero ella estaba usando una tarjeta telefónica que no duraba nada y no alcanzábamos a decir mayor cosa.

    Estaba en una estación de tren en Francia, rumbo a España. Un inspector de tiquetes me decía que tenía el tiquete equivocado. Hablábamos en francés. Era súper amable. Para comprar el tiquete que era, me acercaba a una sección especial de la taquilla para turistas japoneses porque me sentía más cómoda hablando en japonés que en francés. Los vueltos incluían unas monedas enormes y pesadas.


    2015 - 03.01

    Llegaba a San Francisco pero me daba cuenta de que en el afán de la salida había olvidado mis dólares y mis gafas. Solo tenía por casualidad un billete de cien dólares que iba a usar en la compra de un paquete de Doritos de pimentón (en la caja me daba cuenta de que había dejado la plata). Luego iba a ver una obra de teatro antes de que Cavorite me recogiera en el aeropuerto. Las sillas eran colgantes y se desplazaban a lo largo de la obra. Uno de los actores era el malo de George of the Jungle. Yo veía borroso y lamentaba la falta de mis gafas y de mis gotas para la resequedad ocular. Después sonaba “Wallflower” de Priscilla Ahn como tema de campaña de un tratamiento para la timidez.


    2015 - 02.18

    Iba a Alaska. El día no duraba nada. El cuarto tenía un gran pozo en el medio en vez de taza del baño. El pozo estaba tapado con unas tablas, pero al destaparlo encontraba que estaba lleno de excremento. Además, el cuarto estaba lleno de momias (no de las cubiertas de vendas sino cadáveres resecos). En las paredes había estanterías bajas y en las estanterías había momias. Había otra persona que me citaba a las 9 o 10am para salir a pasear pero yo recordaba que a esa hora iba a estar con Cavorite en camino a otro pueblo.

    Me desperté, volví a dormir, y estaba en el mismo cuarto pero con Cavorite. Nos íbamos a dar besos pero el cuarto donde estábamos (el mismo de las momias, aunque ahora sin momias) nos parecía tan feo que preferíamos abstenernos.


    2015 - 01.21

    Estaba paseando con mi abuela cuando llegábamos a un parque que tenía un centro de interpretación donde podíamos ir al baño. De repente, al entrar, eso ya no era ningún parque sino un refugio (tal vez) en una zona de guerra en el África. Yo entraba al baño pero me tocaba huir porque se me aparecía un guerrillero africano, me apuntaba con una AK-47 y me decía “the teacher says good day to you” (como en la primera escena de The Interpreter). Yo corría y corría, y en el camino veía cómo levantaban gente en grúa para ahorcarla. Todos eran extranjeros, y estaban desnudos. Podía oírlos asfixiarse. En la calle había más extranjeros amarrados, muertos o agonizando, retorciéndose. Yo corría y los esquivaba. Al final de una calle encontraba un grupo de coreanos amarrados que aún estaban vivos y vestidos. Los soltaba y me agradecían mucho. Incluso me regalaban algo bordado con mi nombre y un mensaje de agradecimiento. Yo intentaba llegar al aeropuerto corriendo pero me perdía y apenas podía seguir hordas de niños que rompían cadenas para no quedar atrapados en callejones sin salida. Así terminaba yo en un centro de rehabilitación para niños víctimas de la guerra en vez de lograr huir del país. La guerrilla africana que se había tomado la región tenía ayudantes de las Farc. Uno de ellos pasaba sonriente en el centro de rehabilitación. Allí yo trabajaba como intérprete. Tratábamos de entrevistar a una niña que había quedado con el cerebro expuesto al aire. Ella lloraba e intentaba tocar una guitarra de juguete desafinada. Las otras extranjeras que querían entrevistarla insistían, pero a mí me parecía que no había que forzarla. Tenía partes de la piel aclaradas, como en una especie de vitiligo. Me forcé a despertarme apenas pude.


    2015 - 01.09
    1. Mi familia y yo estábamos de visita en Alemania. Mis papás iban a alquilar un apartamento por unos meses. Mi hermana hablaba en una oficina de bienes raíces del gobierno para ver nuestras opciones. Hablaba alemán perfecto. Yo no sabía por qué íbamos a alquilar un apartamento si solo estábamos de paso. Tenía muchas ganas de salir a pasear por la ciudad. El día estaba soleado.
    2. Estaba en un portal de Transmilenio en el sur. Pedía una tarjeta TuLlave y me la daban gratis pero sin mi nombre. Me pedían que preguntara algo sobre la tarjeta en otra ventanilla, pero la fila era demasiado larga y yo optaba por ignorar eso y simplemente irme a mi casa. Descubría que la tarjeta tenía saldo y hacía la fila para el bus. Ya sentada, el tipo que estaba al lado mío (un oficial del ejército) empezaba a abrazarme y yo trataba de quitármelo de encima. El tipo insistía. Finalmente yo me cambiaba de puesto al de más adelante, al lado de un niño, y empezaba a gritar “¡yo no conozco a este tipo y me está tocando!”.


    2014 - 12.26

    Tenía un viaje a Dakota del Sur. Hacía escala no sé en dónde (pero parecía Bogotá) y se me olvidaba que tenía que abordar el siguiente avión. Mi papá aparecía y me ponía a hablar con él y hasta intentaba ver televisión, pero de repente me acordaba y salía corriendo al aeropuerto que estaba ahí no más. De repente estaba metida en un bus antiguo lleno de hippies setenteros y no sabía si estaba yendo al destino correcto. Había una discusión sobre si el pueblo adonde iba el bus quedaba en Huila o en Cauca.


    2014 - 11.20

    Iba a visitar a mi prima en la universidad pero el camino era una montaña rusa sobre una selva. Ella se había ido a Japón y hablaba japonés. Llegaba a un pueblo con pirámides como las de Teotihuacan pero las habían pintado, lastimosamente. De repente estábamos en una playa y el mar se llevaba mis sandalias Crocs. Me daba rabia porque tenía que ir a rescatarlas y al hacerlo me tragaba una ola gigante. Podía respirar bajo el agua y las encontraba más o menos fácilmente.


    2014 - 11.18

    Estaba en el aeropuerto con Cavorite y unos agentes se llevaban su pasaporte. Nos asustábamos pero luego se lo devolvían y nos enterábamos de que los cogían para hacer pasaportes falsos. Creo que eran agentes rusos.


    2014 - 07.26

    Estaba en una estación de tren. Compraba un tiquete para irme con otras personas pero estallaba la guerra y no alcanzaban a darme las vueltas. Solo me daban unas galletas con mi pasaje. En medio del caos se abría la caja registradora y yo cogía mis vueltas y me iba.