• ¿Maquinaqué?
  • Cronología
  • Archive for the ‘museos’ Category


    2015 - 02.27

    Debajo de una biblioteca había una excavación de un antiguo museo de la esclavitud. Las estatuas se estaban desmoronando, pero algunas cobraban vida y nos acompañaban en el camino. A mi tía y a mí nos daba muy duro ver todo eso y nos separábamos del grupo de la visita para ver las cosas más rápidamente y salir más pronto.


    2014 - 06.13

    Aparecía una nueva sucursal de Wok en el barrio de al lado. Yo estaba invitando a unos amigos a comer conmigo allá pero me pasaba del lugar. Me sorprendía que estuvieran poniendo restaurantes más finos en el barrio.

    De repente estábamos en Lima. Mis papás y yo íbamos a un museo espectacular (que también tenía un Wok) pero a mí me daba rabia con ellos y no entraba. Aparecía Jesús Cossio y con él sí recorría el museo. Era realmente increíble, aunque tenía los baños defectuosos. Había muchos artefactos gigantes de paja, manuscritos que se podían tocar y cóndores de mármol rosado.


    2012 - 02.26

    Quedaba de encontrarme con Amber y mi hermana en una calle cubierta de nieve. Amber y yo nos encontrábamos primero y veíamos cómo entraban el Mars Pathfinder a un museo. Para mí era muy emocionante ver el Mars Pathfinder de verdad verdad ahí en un garaje.

    Después estaba en unas escaleras y pasillos de una universidad, presumiblemente Los Andes, buscando mis cosas en unos lockers que no estaban numerados sino que tenían combinaciones de números y letras. No recordaba mi combinación pero más o menos recordaba cómo había llegado al mío hacía mucho tiempo, así que me guiaba por esa intuición para llegar.


    2011 - 09.28

    Peter Serafinowicz y yo nos amábamos, pero ambos estábamos en silla de ruedas. Yo pensaba que menos mal no estaba paralizado de la cintura para abajo porque eso afectaría su desempeño sexual. Por mi parte, yo podía levantarme y caminar poquito con mucho esfuerzo. Resultaba entonces en un museo que tenía una exposición de altorrelieves de flores que al mismo tiempo eran vulvas.


    2011 - 06.29

    Entrevistaba a Paulina, la cantante del curso, para el trabajo. De repente me encontraba en el Museo del Prado con mi mamá. No teníamos tiempo para verlo todo.


    2011 - 06.09

    Al principio hay un sueño vago en el que estoy en un edificio tipo Guggenheim Museum y voy subiendo pisos. No recuerdo casi nada, pero sé que está ahí.

    Después: Tenía un proyector en mi cuarto, y mi cama ocupaba casi toda la superficie de la habitación. En vez de la nueva estantería de libros, había dos parlantes gigantescos a cada lado de la pared frente a la cama, y las imágenes del proyector se veían ahí. Pensaba invitar a Cavorite a ver programas conmigo. Pensaba también en su inminente ausencia, en lo largos que son dos años, y me angustiaba.


    2011 - 04.27

    Estaba en Londres asistiendo a un matrimonio celebrado en la Abadía de Westminster. Tenía un vestido strapless de falda grande e inflada. Unas invitadas y yo nos metíamos a una piscina. Yo trataba de que no se me mojara la falda, pero era inútil. Un viejito con el pelo pintado de negro me perseguía y piropeaba. Yo quería tomar fotos del lugar pero no había traído la cámara por miedo a que me la robaran. Entraba a un edificio (¿la abadía?) muy antiguo con murales medievales. En él estaban proyectando una película filmada con una cámara que se usaba también en el telescopio Hubble. El viejito reaparecía y seguía cortejándome. La pantalla de la sala de cine era muy extraña, se hundía en la pared y yo no podía ver la película. Quería ver una exposición en otra sala donde mostraban imágenes capturadas por el Hubble. Por un momento sopesaba la idea de aceptar las propuestas amorosas del viejito, pero al fin nah.


    2010 - 11.27

    Mi familia y yo estábamos visitando una especie de complejo vacacional con museo incluido. Queríamos ver una exposición de cefalópodos gigantes suspendidos en resina. Los edificios del complejo estaban separados por algún cuerpo de agua. Cruzando de uno a otro me daba cuenta de que podía caminar sobre el agua, pero tenía que correr para lograrlo (como en esos experimentos con coloides). Mi papá pensaba comprar un apartamento en el lugar porque en el trabajo se lo exigían. El apartamento que estábamos mirando tenía genkan y los acabados bastante improvisados aunque antiguos. El genkan era uno de los requisitos impuestos por los empleadores de mi padre para el inmueble que debía adquirir.

    Seguíamos recorriendo los espacios y en una sala nos encontrábamos a mis abuelos maternos y mi bisabuela. Yo hablaba con mi abuelo tomándole la mano. Era muy suave. Mi bisabuela me reclamaba porque yo la había ignorado. Yo la abrazaba. Estaba emocionada de estar con ellos pero angustiada al mismo tiempo: temía que esta fuera la última vez que los vería.


    2010 - 11.22

    Iba en bus en Bogotá. Pasaba frente a un museo de parques de atracciones. Desde afuera se alcanzaba a ver que estaba lleno de carrozas inútiles y mesas que parecían sacadas de un ponqué de matrimonio de los años sesenta. Había familias almorzando en las mesas. Pensaba invitar a Yurika algún día al museo. Un poco más adelante en el camino el copiloto se ponía a tocar guitarra. Me aburría y decidía bajarme pero me daba cuenta de que me había pasado de mi parada, aunque no sé adónde iba. Me bajaba en una vía destapada al lado de un caño. Las casas al otro lado del caño estaban en obra gris, las que estaban al otro lado de la calle eran de interés social. Desenredaba los audífonos del iPhone, me los ponía y me ponía a caminar. El día era soleado y caluroso.


    2010 - 10.26

    Estábamos mi hermana y yo en un supermercado donde vendían una especie de ahuyama gigante llamada “gen” (ゲン). Yo me preguntaba qué significaría “gen”, si “gan” es cáncer.

    Existía un tren especial cuya velocidad provenía de un avión F-14 (que más parecía un X-Wing) conectado a uno de los vagones. Mi hermana y yo nos montábamos en el avión y el piloto nos explicaba cosas mientras nos llevaba. De pronto estábamos recorriendo Ginebra en el avión. El piloto nos explicaba que ahí quedaba un museo de un inventor importante. Era un lugar muy colorido. Yo tenía puesto un collar azul que imitaba las letras del nombre del inventor que estaban grabadas en una torre de agua del museo. A mi hermana le parecía espectacular. A la entrada del museo había un problema con el precio de la boleta. Me hablaban en francés pero a mí solo me salía el japonés. Mi hermana hablaba alemán fluido aunque con pronunciación chistosa.

    En el museo nos encontrábamos a una antigua compañera de Los Andes que me detesta. Nos saludábamos y teníamos una conversación bastante aburrida con sonrisas forzadas, pero finalmente a mí me daba por hacer algún chiste mordaz y ella se ofendía. Mi hermana me decía que yo me había burlado demasiado y ahora ser amable no resolvería nada. Así pues, volvíamos a ignorarnos mutuamente como de costumbre.

    Llegábamos a otra sección del museo. Aparecía Cavorite. Estaba contento de verme, me daba besos y me llevaba de la mano. De pronto estaban ahí mi tío Ju. y mi prima y nos recogían en su carro. Yo todavía quería seguir recorriendo el museo.