• ¿Maquinaqué?
  • Cronología
  • Archive for the ‘la vida real’ Category


    2016 - 07.03

    Veía una película de Batman que no había visto antes. Estaba interesante. Aparecía Taye Diggs y paseábamos por diferentes sitios de un pueblo desértico, entre ellos un templo vudú o santero o algo así. Existía la idea de que íbamos a tirar como tres días seguidos pero yo quería bañarme primero porque estaba en pijama.

    De repente estaba en un UberPool y aparecía Himura con los hermanos para compartir el carro. Situación incómoda. Yo pensaba que justamente había querido escribir en Twitter acerca de ir en UberPool y que justamente le toque a uno compartir el carro con el ex (esto lo pensé en la vida real hace días).


    2015 - 07.01

    Estaba saliendo con Fred Armisen pero estaba esperando a que empezara a portarse raro como hace con todas las mujeres con las que sale. Estábamos en un supermercado y lo iban a cerrar y él no me dejaba llevar cosas que había comprado. Me decía que volveríamos después. Nos montábamos a una van y él le mencionaba a alguien que no sabía cómo pagarme (como si yo fuera una prostituta). Yo pensaba que debía ser una clase muy extraña de prostituta, si estaba vestida con jeans, camiseta y mi chaqueta café con naranja.

    De repente estaba dentro de una película francesa que se desarrollaba en un colegio. Había muchos balones de voleibol. Mi personaje buscaba desesperadamente las cosas de su locker pero por matoneo o quién sabe por qué razón estas no aparecían. A mi personaje le decían que tenía que pagar e ir a no sé qué oficina, pero dondequiera que iba había puros balones de voleibol. De pronto estaba en una pasarela con modelos y estaban diciendo cosas en francés que yo no entendía. Sonaba una canción en francés. Pensaba “¿y si me forzara a entender todo lo que lea y escuche en francés de ahora en adelante?” (una idea sensata para la vida real). Mi personaje giraba a la izquierda para entrar a un cuarto secreto y me daba cuenta de que era Michael Cera. El cuarto se abría y entraba una modelo. Yo ya no era Michael Cera sino que veía todo desde una esquina del techo. Cera le hacía cunnilingus pero por momentos se veía como si fueran figuras de papel estáticas.


    2015 - 06.21

    Me iban a operar la rodilla. La operación iba a ocurrir en un anfiteatro, junto con muchas otras. Alcanzaba a ver en una pantalla a un intérprete simultáneo con unos audífonos antiguos (el señor mismo parecía sacado de los años 70). Me sentaban en una especie de silla de odontólogo y me inyectaban algo en el codo (metían la jeringa y la movían por dentro) y luego me dejaban conectada al suero con la aguja que le ponen a uno en el dorso de la mano. Yo empezaba a quedarme dormida, pero no sabía si era porque no estaba pasando nada o porque ya me iban a operar. Pensaba que ahora iba a tener una cicatriz en la rodilla. Me la miraba y tenía ya un hueco. De repente me preguntaba si no sería que esto era un sueño porque lo que yo necesito no es cirugía sino fisioterapia.

    Estaba enseñando en un colegio y por haberme ido a operarme la rodilla había dejado el teléfono en una mesa de la cafetería. Lo encontraba donde lo había dejado, pero los niños lo habían rayado todo con algo filudo: no solo eran rayones sino que además había mensajes de odio con sus firmas. Iba a la rectoría a quejarme y aclaraba que los mensajes hablaban de “white privilege” siendo que “I’m not even white”.


    2015 - 06.01

    Estaba volviendo a la casa y pasaba al lado de un padre y su hija (que tendría por ahí mi edad). La hija le decía al padre que estaba muy pero muy contenta de que él se fuera a vivir a Japón. Yo pensaba que después del sueño de la noche anterior (supongo que eso sería “anoche” en la realidad del sueño) y mi episodio en Kinokuniya (el cajero me había empezado a hablar en inglés pero cambió a japonés apenas vio que llevaba libros en ese idioma), esta era una especie de tercera señal positiva o algo así. Llegando a la casa, veía cómo detenían a unos atracadores que iban a apuñalar a alguien.


    2013 - 01.27

    Como no sabía a qué hora debía estar en casa de mi jefa, aparecía muy temprano en mi pijama con mi mamá y mi hermana. Me daba pena pedirle la ducha para poder bañarme. La jefa nos ofrecía mucha comida de desayuno. Había sushi y tomate picado. Ella acababa de comerse una gran langosta. Mencionaba que esa comida era muy pero muy cara. Yo pensaba que ella siempre ordenaba domicilios de restaurantes caros.

    Creo que caminando por la casa resultaba en un recinto donde me tocaba dormir al lado de unos ancianos (juntos como sardinas). Uno de ellos intentaba violarme. Yo gritaba. Me llevaban ante un consejo directivo para juzgarme por hacer la denuncia. Yo tenía unos pequeños cubos de letras que me tocaba abandonar. El consejo estaba compuesto de porristas que me odiaban y me mostraban una película en la que al final salían unos letreros que significaban que ellas se habían hecho las que me creían pero en realidad no iban a hacer nada para ayudarme. Comían (y me ofrecían) fresas crudas y fresas en almíbar. Se suponía que el recinto donde me estaban juzgando era la parte de atrás de un escenario de un video de Britney Spears. Había un hombre convencionalmente guapo (tipo jugador de fútbol americano) que sí me creía y quería ayudarme. Me lo decía mientras me ofrecía un pan con salsa de fresa (era como queso crema con fresa). Las porristas exigían saber qué me había dicho. Yo al final le había dicho, como por disimular, que su peinado era horrible (pero sí era feo, era una especie de honguito noventero). Les daba a ellas detalles vagos.

    De repente estaba con una mujer que conozco en su habitación, que era enorme pero quedaba cerca del juzgado de las porristas. Su novio se iba y nos poníamos a tirar, pero cuando yo quería ver lo que estaba tocando (para meterle la lengua) me encontraba con un montón de tapas de caucho que eran las partes de un triceratops para armar. Intentaba quitarlas pero no lograba encontrar la vulva de la mujer, solo más partes de caucho o partes vacías de ella. Le decía que esto era como quitarle las pilas a un aparato y ella se justificaba diciendo que esas tapas eran algo para lavarse por dentro. Intentábamos seguir tirando pero resultaba que el baño de ese cuarto era un portal interdimensional y vivía apareciendo gente de otros países perdida. Me tocaba interrumpir lo que yo quería hacer por andar señalándole la puerta a la gente que aparecía y aparecía mojada de la ducha y sin entender español.


    2013 - 01.07

    Mi hermana y yo estábamos concursando en America’s Next Top Model. El concurso lo estaban llevando a cabo en Buenos Aires y nos tocaba ir a ver diseñadores para mostrarles nuestro portafolio. El lugar adonde a mí me mandaban era en Unicenter y yo no sabía cómo llegar allá. Mi hermana tenía una gran ventaja porque conocía bien la ciudad pero se negaba a ayudarme. Me quejaba con Tyra Banks y Jay Manuel y me decían que no importaba, que más bien participara en los otros retos. Yo les decía que siempre había sabido que mi hermana era la más bonita de las dos, y ellos me decían que no estuviera tan segura.

    En una historia paralela, yo tenía una lana color mora en leche y unas agujas de tejer con una bufanda que mi hermana había dejado a medio terminar. Yo quería deshacer la bufanda y empezar a tejer una nueva, pero lo que mi hermana había hecho era tan pero tan bonito —tenía huecos que formaban el dibujo de una rosa— que no quería destruirlo, además porque no sabía cómo reproducir esa técnica.


    2012 - 10.20

    Iba a viajar a Corea pero, al llegar al aeropuerto, me daba cuenta de que había dejado el pasaporte y la cámara. Estaba a horas de mi casa como para poder volver a recoger lo olvidado —así que asumo que estaba en Japón— y no podía creer que hubiera dañado así mi viaje. Tanto así, que pensaba que esto no podía ser real ya que en la realidad yo sería incapaz de dejar el pasaporte (¡de todas las cosas!). Intentaba despertar, pero seguía ahí, así que esto lamentablemente no era un sueño. Pensaba en un viaje planeado posterior al de Corea, no sé adónde. Pensaba también en cambiar el tiquete pero no me gustaba la idea de tener que pagar tanto por el descuido. Me dirigía a una oficina dentro del aeropuerto pero no sé a qué. Había letreros en japonés.

    Cuando desperté de verdad sentí un alivio enorme.


    2012 - 08.04

    Iba a visitar a mi ex alumno de japonés en su mansión. Me invitaba a conocer el estudio, que era enorme y tenía los acabados en madera oscura.


    2011 - 10.18

    Hablaba con Antanas Mockus y le caía bien, le parecía chistosa. El sueño se interrumpía, me despertaba a las 8am, muy tarde para ir al trabajo. Entonces me despertaba de ese sueño también, pero faltaban 20 para las 4. Quería volver a dormir pero me despertaba de ese otro sueño y ahora sí estaba a tiempo. El problema era que descubría que me habían obligado a casarme con Guaripolo, el de 31 Minutos. Yo me encerraba en mi cuarto para no tener nada que ver con él.

    De repente estaba en una sala de computadores muy parecida a esa sala de idiomas de Los Andes donde nunca tuve clase. Había niñas muy indisciplinadas a las que amenazaban con separar si seguían portándose mal. Yo veía un video de cómo una familia tiraba un caballo de papier-mâché con cabeza de Noel Fielding y rueditas por encima de una cerca hacia la nieve.


    2011 - 09.23

    Comía bombones de chocolate deliciosos en la pastelería donde fui a hacer una entrevista en mi anterior trabajo. Creo que hablaba con la dueña. Me desperté con el sabor exquisito en la boca.